Todos hemos estado en tiendas/puntos de venta en los cuales, simplemente, no nos queremos ir. A veces sin saber por qué, vivimos estas visitas como experiencias agradables, realizamos compras impulsivas y nos hacemos clientes asiduos sin siquiera haber comparado los precios con la competencia.

Es un reto lograr que los ambientes evoquen placer y otras emociones positivas, utilizando elementos como la organización, la iluminación y el diseño. La buena noticia es que todos los comercios pueden aprovechar esta capacidad para fomentar la lealtad de los clientes, incrementar las ventas y fortalecer la marca.

imagen_blog_01mctree

El merchandising o marketing visual es “la estrategia de implementación visual para generar una experiencia al cliente, con el fin de hacer un ‘engagement’ y compartir nuestra marca a través de temas visuales”,

Este vínculo generado a través de esta práctica es de suma importancia, ya que nuestro cliente sentirá y experimentará emociones con los montajes. Es una forma alterna donde la marca le habla a nuestros usuarios de manera visual.

Los consumidores suelen seguir patrones para moverse por una tienda. Identificar estos movimientos es crucial para conocer el customer journey y entender las peticiones y experiencias que los clientes están buscando vivir en la tienda, advierte el especialista en mercadotecnia y planeación de eventos.

Con esta información, la tienda debe elaborar un planograma para señalar dónde estarán ubicados los productos, en función de los movimientos de los clientes

Con esta información y los puntos clave básicos que definen la realización de un punto de venta podemos encontrar qué lo visual es sumamente importante para hacer atractivo estos mismos.