Tú eres la extensión de tus productos y servicios, ellos hablan por ti y tú, por ellos. Así que tú y la presentación del punto de venta proyecta la imagen de tu marca y empresa (por muy pequeña o grande que sea). Como te vean vestido los clientes, a menudo es la manera en que te recuerdan en sus mentes, como vean tu presentación en el PDV serás visto y recordado. 

¿Estás proyectando una imagen ganadora y de primer nivel? ¿O estás intentando vender un producto de excelencia con una imagen inapropiada?

01

Primera y única impresión.

Las primeras impresiones son poderosas, representan el punto de partida en la percepción de tu marca para cada cliente. ¿Cuál es el error más cometido en la construcción de una imagen profesional y confiable? Que el emprendedor cree que él o ella no deben vestirse bien ni arreglarse, porque el cliente compra el producto, no a ellos. Se equivocan. 

Desde una tienda de abarrotes sencilla, hasta una pyme en crecimiento, provocarán una mejor percepción de su negocio si cuidan la manera en que deciden vestirse para atender a sus clientes (sea casual o formal).

El cliente le compra primero al vendedor, luego a la empresa. La experiencia comienza cuando tus clientes te conocen por primera vez (sea en persona o en redes sociales). La confianza es emocional, no lógica. 

Conviértete en la marca personal de tu negocio

En redes sociales no se vende, se genera contenido de valor para tu nicho de mercado. Interactúa, conversa, conecta con tu público, hazles preguntas; de esta manera, se genera una construcción de marca personal efectiva y humana.

Después, al conocerte y haber ganado su confianza comenzarán a preguntarte por tus productos y poco a poco te comprarán. No te desesperes, es cuestión de enfoque y constancia.

El emprendedor que decida ser la cara humana de su empresa, le otorgará una diferenciación poderosa. Estamos saturados de productos y servicios que se parecen unos a otros, si el cliente ve una cara humana conectará emocionalmente con la marca de tu negocio y te recordará a ti y a tu PDV, entonces recomendará la solución que tú ofreces de manera única. Es cuando habrás logrado sobresalir con tu marca personal.

Los representantes comerciales en punto de venta

Hay muchas maneras de definir a un buen representante de ventas. Es común medir su valor con factores como la experiencia, el registro de rendimiento, las empresas donde ha estado o la misma red de vendedores.

También hay factores no cuantificables como la personalidad, el impulso, el carácter, el temperamento y sus habilidades de comunicación.

En última instancia para cada empresa, la definición de un representante puede ser muy diferente de otra, ya que debe de poseer habilidades cualitativas y cuantitativas que se ajusten a la misión, cultura, productos, mercado y entorno competitivo de la compañía.

Sin embargo, hay rasgos específicos que todo agente comercial toma en cuenta.

Características que todo representante de ventas domina:

Las habilidades interpersonales son obviamente esenciales para cualquier representante de ventas exitoso.

Deben ser capaces de comunicarse efectivamente con los clientes y prospectos, así como con los miembros del equipo de ventas. Existen muchas empresas las cuales capacitan de una muy buena manera al personal que atiende los puntos de venta.