Hoy en día, el reto para captar y entender a nuestros consumidores es ser disruptivos, brindar contenidos, incentivar la conversación, atacando los 5 sentidos, conectar con el target y amplificar todo lo anterior. En resumen, para entender a nuestros consumidores con BTL, tenemos que ser una fábrica de experiencias.

Gracias a la comunicación masiva, cuando el consumidor sale a la calle y se encuentra con las acciones BTL, sabe de qué se le está hablando y probablemente viene con

Rear view of people window shopping

un interés por saber más sobre lo que le han estado prometiendo; esto hace que ese consumidor esté dispuesto a vivir la experiencia, a comprobar lo que le prometieron y decidir comprar el producto, el servicio. 

Este tipo de acciones en la mayoría de los casos, se presenta cuando se quiere evitar el máximo de desperdicio en recursos (o no son suficientes), en acciones y frecuencia, llegando justo a ese consumidor, que rápidamente puede volverse prospecto y así mismo en comprador. Por ejemplo es el caso del lanzamiento de productos, a los que se les puede llegar al consumidor justo en el punto de venta o se les puede invitar a un escenario específico, para que conozcan y vivan la experiencia de ese producto, su promesa y su concepto.

Las metas del marketing de experiencias, es involucrar activamente a los clientes además de interesarse en hacer presentaciones fuera de lo normal, apela a los sentidos. Entre más sentidos convoque, será de mayor impacto, sin embargo, muchas marcas suelen atacar uno sola pero de manera contundente, generando un compromiso con el consumidor y por ende la permanencia en su recuerdo

La  publicidad BTL logra que el consumidor se sienta identificado con la marca, y al conseguir eso tendrás un cliente de por vida que evangelizara tu producto. Y no hay mejor publicidad que un cliente satisfecho que ofrece y recomienda el producto.

Recurrir a las experiencias afectivas sensoriales como pauta para lograr interesar a los consumidores en la marca ha derivado en todo tipo de necesidades, como la de conocimiento adecuado que permita a los estrategas definir objetivos, que realmente pongan de relieve a la marca y generar resultados positivos, que se transformen en ventas y fidelidad del cliente.