Estar presente en diferentes puntos de venta y saber cómo aplicar tu estrategia es crucial para el posicionamiento de tus productos. Por este motivo, debes tener muy claras las diferencias entre el canal moderno y el canal tradicional.

En el canal moderno los shoppers cuentan con un modelo de autoservicio para cumplir su misión de compra. Los ejemplos perfectos son las tiendas por departamentos y supermercados.

Por otro lado, el canal tradicional puede estar representado casi que exclusivamente por las tiendas de barrio. En estos formatos, el producto es entregado por un intermediario: el vendedor.

mctree-canal-tradicional-canal-moderno

CANAL MODERNO VS CANAL TRADICIONAL

Para que estés siempre al tanto de los retos de la gestión por canales y vayas aumentando tu visión estratégica de las acciones de trade marketing en el canal moderno y en el canal tradicional, en este contenido vas a descubrir:

  • Diferencias entre el canal moderno y el canal tradicional
  • Cómo plantear la estrategia de ejecución de diferentes canales
  • Cómo medir la eficacia de las acciones de trade marketing en los dos canales

Primero hablemos sobre el canal moderno.

El canal moderno es un modelo de servicio en el que los shoppers tienen acceso directo a los productos exhibidos, y pueden elegir con autonomía el producto que mejor se adapte a sus necesidades.

Los puntos de venta que normalmente forman parte de este canal son los supermercados, hipermercados, distribuidores mayoristas, redes de farmacias y demás establecimientos que funcionan con autoservicio. 

Canal tradicional

El canal tradicional, a su vez, está representado por las tiendas de barrio, las famosas tiendas de la esquina. Como el propio nombre lo indica, es el comercio más familiar, son puntos de venta que comercializan alimentos, bebidas y artículos de higiene y limpieza.

Los productos básicos para las rutinas diarias.

En este formato, los shoppers no tienen un acceso directo a los productos y otra persona se encarga de atenderlos detrás de un mostrador.

Generalmente estas tiendas están ubicadas en espacios adaptados en una casa residencial, lo que permite establecer un horario de funcionamiento más flexible, pero que, al mismo tiempo, no permite almacenar una gran cantidad de productos, ya que los espacios son reducidos.

El canal tradicional concentra un 30% de las ventas de productos de consumo en el mundo, distribuidos en más de 23 millones de tiendas, según este estudio de Nielsen. Y a pesar del crecimiento de los canales modernos gracias a las redes de supermercados, las tiendas de barrio continúan siendo el canal de distribución más importante en muchos países de Latinoamérica. 

El uso de la tecnología para realizar la gestión de estas estrategias es un as bajo la manga de cualquier empresa y marca que esté dispuesta a entender mejor el comportamiento actual del consumidor, sus necesidades y tendencias futuras que van a impulsar el crecimiento de nuevos y mejores productos.