La pandemia de COVID-19, es una crisis sanitaria y humana, pero el impacto económico y empresarial es profundo.

A medida que los gobiernos toman decisiones como respuesta al coronavirus, las empresas deben adaptarse a las cambiantes necesidades de sus empleados, clientes y proveedores, a la vez que hacen frente a diferentes retos financieros y operativos. Pensar en los potenciales cambios que serán necesarios en cada sector, función y área geográfica puede resultar desalentador, pero el avance se ve más cerca que nunca.

Según un estudio, una gran mayoría de las empresas de México registraron importantes caídas de sus ingresos y presentaron dificultades para mantener sus actividades, ya que tienen serios problemas para cumplir con sus obligaciones salariales y financieras. De acuerdo con información recopilada hasta la primera semana de junio del 2020, el impacto fue mucho mayor en el caso de las microempresas y las pymes.

1611326037_784924_1611326141_noticia_normal

Sin embargo, las expectativas de que a finales del 2021 la economía tenga una reactivación sólida, permanecen inciertas porque de ello dependerá la aplicación de la vacuna contra el COVID a la población. 

_112239264_9370ecf0-8c48-42f4-a658-2607dee40e66

Estos cambios de rutinas implican que fabricantes, proveedores y vendedores pensemos en nuevas formas de llegar a nuestro público en todos los procesos: desde la distribución del producto hasta el empaque que lo envuelve. 

El target cambia y nosotros debemos acompañarlo, seamos minoristas o mayoristas. Aunque, hay que decirlo, con el COVID no todos están corriendo la misma suerte.

Se debe tomar acción lo más pronto posible. 

Ahora, los directivos de muchas empresas están empezando a dirigir su atención hacia el futuro: un periodo de recuperación económica impredecible que plantea nuevas amenazas y oportunidades competitivas. Lo que sigue, no será una vuelta a las prácticas empresariales previas al COVID-19, sino más bien una década de “cambios constantes”, una nueva era de rápidos cambios en la cultura, valores y comportamientos sociales, como respuesta a una mayor demanda de prácticas empresariales responsables y propósitos de marca renovados.